martes, 29 de enero de 2013

The Wound

Allí está Nadia, esperándome a la puerta del teatro. La veo de lejos, atenta al móvil, seguramente a punto de llamarme a causa de mi demora. Siempre soy puntual, pero el tráfico hoy estaba imposible. Cruzo a grandes zancadas la calle y la sorprendo por detrás.

—Hola, princesa —digo besándola—. Perdona el retraso.
 
Me devuelve el beso fugazmente, aún sobresaltada, y bajando la vista al móvil algo azorada, lo guarda rápidamente en el bolso.

—No pasa nada —dice sonriendo y sonrojándose, al tiempo que me muestra las entradas—. ¿Vamos dentro?
 
La sigo, admirándola embobado. Aún no me creo la suerte que he tenido de conocerla. Llevamos juntos unos meses, y esta noche le pediré que se venga a vivir conmigo. Creo que ni se lo imagina, pero en las dos últimas semanas nos hemos visto muy poco, y ello me ha hecho darme cuenta de que quiero verla cada día.
 
Yo no soy mucho de teatro, pero ella lo adora y, cuando propuso el plan, acepté sin dudarlo. Nuestros asientos están centrados, en la quinta fila. ¡Vaya! ¡Esto es tener mala suerte! Se acaba de desbordar en el asiento de mi lado un tío enorme. Ha hecho suyo el reposabrazos casi sin querer. Bueno, bien mirado, ello me permite acercarme más a Nadia. Está preciosa. Me habla, contándome su semana, y a veces pierdo el hilo de la conversación. Me pierdo en sus ojos, imaginando qué dirá a mi proposición. Estoy nervioso, la verdad. Me sudan las manos. Odio que me suden las manos. Nos apañaremos en mi apartamento, aunque el suyo es algo más grande. Si es necesario me traslado. Lo importante es estar juntos.
 
Se atenúan las luces y los murmullos de las conversaciones. Está a punto de empezar. Silencio. Se abre el telón. Todos los ojos fijos en el escenario.
 
Thalía y Melpómene
 
La obra avanza. Trata de una pareja en crisis. Ella sospecha que él es infiel. Ha contratado a un detective para asegurarse. Él, en efecto, se ha liado con su cuñada. A su mujer se le va la olla, está un tanto desequilibrada y ha estado internada un tiempo. Tiene cambios de humor sin venir a cuento, y es posesiva y celosa. Mi Nadia no es celosa. En absoluto. Nunca me pide explicaciones de dónde voy o qué hago cuando no estoy con ella. De todas formas, no le he dado motivos para serlo. Mírala, ¡qué guapa está! No quita ojo del escenario. Yo estoy medio en escorzo, porque el de la izquierda no hace más que darme con el codo. ¿Cómo puede estar tan gordo siendo tan inquieto?

La verdad es que los actores lo hacen muy creíble. ¿Quién me iba a decir a mí que me iba a enganchar? Aquí me tienes, atento a cada palabra. Y es que esto es más cercano que el cine. El directo es el directo, sin duda. ¡Ay, pobre! Él está entre las cuerdas. En plena cena, su mujer le acusa de infidelidad y le tira a la cara las fotos en las que aparece con su hermana.

—¡Y en nuestra cama, Javier! —grita dolida—.

—¡Cálmate, Elena! —dice intentando tranquilizarla—. Hablemos civilizadamente.

Ella está como loca, y le pregunta insistentemente qué siente por ella. Él intenta zafarse, pero ella no ceja. Nadia está muy atenta, con sus grandes ojos verdes muy abiertos. Se ve todo tan cerca que es fácil sumirse de lleno en la obra. En el escenario, él va a confesar y se gira hacia el público.

—No fue premeditado, Elena. Surgió sin darnos cuenta.

—¡Qué fácil mientras la pobrecita loca no se entera! —grita fuera de sí—. ¿La quieres, Javier, o es un pasatiempo? No me dejes, ¡por favor! ¡No puedes hacerme esto! —suplica ella, llorando desesperada.

—La quiero —dice él con la mirada baja—. Ha entrado en mi vida y, no sé cómo ha sucedido, pero todo ha cambiado. La amo —prosigue con mucha calma, alzando sus ojos azules, que se clavan en nuestra fila.

¿Por qué mira nuestra fila? Se lo llevo notando hace un rato. Debe darle seguridad. Pero, ¿por qué mira a Nadia tan insistentemente? Me vuelvo hacia ella, a ver si lo ha notado. Tiene los ojos colgados de los de él, la sonrisa en su boca, entreabierta. Está… abducida. Los gritos de la actriz me sacan momentáneamente de mis miedos.

—Está aquí, ¿verdad? Entre el público. ¡Lo sabía! —dice gritando—. ¡Dime quién es! —chilla.

El actor se gira, asustado. Intuyo que eso no estaba en el guión. El público también parece notarlo. Hay cierto clamor y nerviosismo. Nadia está asustada, revuelta en su asiento. Su grito y carrera hacia el escenario me arrancan de mi ensimismamiento. La actriz, completamente ida, tiene en sus manos un cuchillo sangriento, y se intenta zafar de la que interpreta a su hermana, que la retiene como puede. El actor, de rodillas al borde del escenario, sangra por el vientre. Todo es caos. El público grita. Nadia está al borde del escenario, junto a él, pidiendo ayuda, descompuesta, intentando abrazarle.

Me ahogo. Estoy aturdido. Necesito aire fresco desesperadamente, y salgo de allí.

La noche se llena de sirenas de policía y aparca una ambulancia. Casi me arrollan al abrirse paso para entrar al teatro, pero no ven mi herida. Es mucho más interna.




Nota: Este post es resultado de mi participación en Literautas, maravilloso lugar que he descubierto hace poco gracias a M. H. Heels. Decidí animarme y escribir algo para la Escena 5 (que tenía que transcurrir en un teatro y en la que uno de los personajes debía guardar un secreto) y envié mi escrito. Este que publico es casi casi el mismo, con alguna pequeña modificación gracias a los comentarios que recibí de otros participantes y gracias también a que aquí no estoy sujeta a que no supere las 750 palabras.



12 comentarios:

  1. Interesante escena doble de teatro, en las butacas, en las escenas...
    Así que otra aficionada a Literautas, un día de estos le ehcaré un ojo.
    Muy chula la historia
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado. Me hice fan de Literautas casi al instante. Me costó atenerme a las 750 palabras, pero recortando aquí y allá, logré presentar algo :)

      Un beso

      Eliminar
  2. Muy bueno Moona, a veces lo que ocurre entre bambalinas es mucho más interesante que el espectáculo mismo, y a la vez inevitable llevarlo a escena.
    Que sepas que tu relato es digno de representación en Microteatro.

    Un besazo enorme. ;**

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eva, ¡qué encanto! Entre bambalinas pasa a veces lo que en las fiestas, que lo mejor ocurre en la cocina :)

      Un beso :***

      Eliminar
  3. Fantástico!!! Como siempre!!! Parece que mis halagos siempre son similares pero es que me encanta lo que escribes y cómo lo haces. ¡Artista!!

    Un abrazo de chocolate calentito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me repito yo más cuando os echo flores como comentaristas, pero es que es un lujazo contar con lectores que se animan a decir qué les pareció. Eso anima muchísimo. Mil gracias, Tegala :)

      Un beso con aires primaverales

      Eliminar
  4. Muy bueno el relato, Moona, y muy interesante la web de Literautas. Creo que un día de estos me animo y me uno :)

    Un beso, guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Pablo! ¡Claro que sí!, anímate. Estoy segura de que te gustará :)

      Un beso

      Eliminar
  5. Una historia cojonuda. Sobre todo por lo inesperado del final. Enhorabuena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te gustara, Rosa, y encantada de verte por aquí :)

      Eliminar
  6. Me ha encantado el relato, sin más, no te digo ná y te digo tó jaja

    un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja!, gracias por ese ná y tó :)

      ¡Un abrazo!

      Eliminar